Higiene de alimentos y agua en viajes

Higiene de alimentos y agua en viajes

Salud y Seguridad en Ambientes Especiales

Higiene de alimentos y agua en viajes

Existen diversas enfermedades infecciosas que se pueden transmitir por alimentos y agua contaminados. La principal causa de las enfermedades infecciosas relacionadas con los alimentos y el agua son las bacterias, virus o parásitos y son transmitidos por vía fecal-oral. Es decir, el consumo de alimentos y bebidas contaminados con heces.

Medicina del Viajero - Higiene de alimentos y agua en viajes

Alimentos y agua contaminada

Aunque los alimentos y el agua contaminados son difíciles de evitar en áreas con un saneamiento deficiente, es sensato que los viajeros intenten reducir su riesgo siguiendo las recomendaciones que se dan previas al viaje, durante y después del mismo.

La ingestión o inhalación de agua contaminada en piscinas, jacuzzis, saunas o Spas tratados de forma inadecuada también pueden transmitir patógenos que causan afecciones como diarrea, vómitos, infecciones de la piel, los oídos, los ojos o el sistema respiratorio y las vacunas tienen el potencial de prevenir solo una pequeña cantidad de estas enfermedades.

El envenenamiento por ingerir toxinas marinas puede ocurrir en todo el mundo y, dependiendo de la toxina ingerida, los individuos afectados pueden presentar síntomas de tipo alérgico o síntomas neurológicos, gastrointestinales, cardiovasculares. Algunas de estas toxinas pueden provocar una enfermedad prolongada o hasta la muerte.

Existen además varios factores de riesgo para presentar enfermedades relacionadas con el consumo de alimentos y bebidas, los cuales incluyen el origen y destino, dieta, sexo, edad, genética, temporada de viaje y elección del lugar para comer, siendo los determinantes de riesgo más importantes el destino y la elección del establecimiento de comidas.

Los efectos de las enfermedades transmitidas por alimentos y agua contaminados, como la diarrea del viajero pueden ser mayores en los niños pequeños, los ancianos, personas inmunosuprimidas, mujeres embarazadas, personas con trastornos inflamatorios del intestino, enfermedades renales o cardíacas.

Cuando viajes es fundamental que busques información sobre los riesgos de los alimentos y el agua contaminados en tu destino antes de viajar. Lo ideal sería consultar a un experto en Medicina del Viajero al menos 4-6 semanas antes del viaje para obtener consejos sobre las vacunas según corresponda y las precauciones con los alimentos y el agua. Sin embargo, incluso si viajas con poca antelación, los consejos previos al viaje siguen siendo de gran importancia y utilidad.

Mientras viajas ten en cuenta las siguientes recomendaciones generales respecto a los alimentos y el agua:

  • Evita el consumo de agua del grifo, hielo hecho con agua del grifo y alimentos crudos enjuagados con agua del grifo. Consume solo agua tratada o embotellada.
  • Evita los productos lácteos no pasteurizados, la carne y el pescado poco cocidos, así como los buffets abiertos. Consume solo alimentos muy calientes y bien cocidos.
  • En general no se recomienda el consumo de alimentos en puestos callejeros, pero si lo haces asegúrate de que la comida la preparen frente a ti, en adecuadas condiciones de higiene.
  • Si es posible busca restaurantes que tengan una excelente reputación de seguridad.

Si después de viajar presentas síntomas de diarrea, podrías requerir atención médica en caso de que estos no mejoran en tres días. Debes buscar atención médica de inmediato si tienes fiebre de 38 ° C o más, sangre y/o mucosidad en las heces u otros síntomas preocupantes como alteración del estado mental, dolor abdominal intenso, ictericia o erupción cutánea. Para el caso de los adultos mayores, los niños y otros viajeros vulnerables se debe buscar atención con mayor prontitud si no toleran los líquidos o muestran signos de deshidratación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *